Ir al Inicio
SINIC / Colombia Cultural

En Colombia existen un sinnúmero de manifestaciones culturales que expresan la variedad étnica, religiosa, de costumbres, tradiciones y formas de vida de su población, así como su riqueza natural y diversidad de climas, geografías y paisajes, entre otros.

En este módulo podrá consultar información relacionada con temas culturales como arqueología, festividades, mitos y leyendas, danzas y personajes, de cada uno de los departamentos de Colombia. Esta información le permitirá comprender de manera fácil y rápida los aspectos más relevantes de la cultura propia de cada región, con el fin de estimular el conocimiento y difusión de la riqueza cultural del país en todas sus expresiones.

Si usted considera que la información suministrada a través de este servicio puede ser mejorada, complementada o actualizada por otras fuentes, por favor háganlo saber Contactándonos haciendo click. Aquí

Colombia Cultural

Arqueología - ATLÁNTICO

Territorio

 

El poblamiento del departamento del Atlántico es bastante complejo. Por razones de ubicación geográfica: extremo norte de Suramérica y desembocadura del río Magdalena, fue uno de los pasos naturales de las migraciones. Los indígenas que fueron atraídos por el paisaje atlanticense desarrollaron en éste una cultura que llegó a adquirir perfiles propios.

 

Los cronistas dicen que en éstas latitudes se sintió el influjo de dos grandes familias lingüísticas americanas: la arawak y la carib. Los arawak, que constituyen la más importante familia lingüística de Suramérica, eran sedentarios y como tales vivían entregados a la práctica agrícola. Los carib, fueron marineros hábiles e intrépidos que se movilizaban en piraguas con objetivos bélicos o en expediciones comerciales. En tales embarcaciones pasaron por las costas venezolanas, para asentarse en la costa y en otras regiones del interior de Colombia, especialmente en la región que se extiende al oriente de Cartagena, enmarcada por el río grande de la Magdalena y el mar de las antillas. Recibieron la denominación de mocana y vivían en constante guerra, situación que aprovechó Heredia para realizar pacíficamente la conquista del departamento del Atlántico.

 

Etapa de formación

 

Los arawak', carib y mocanes, habitaron las poblaciones de Tubara, Malambo, Usiacuri, Galapa, Baranoa y Piojo. Aquellos grupos tomaban el nombre de acuerdo al lugar donde habitaban y se dedicaban a la agricultura, la caza y la pesca que les proporcionaban los ríos, las ciénagas y el mar. La base de la alimentación era el maíz y el casabe. Cultivaban sistemáticamente algodón, yuca, ají, batata y ahuyama. Desconocían el arado y quemaban la tierra. Utilizaban conchas marinas y ejes de caracoles para la fabricación de objetos ornitomorfos y zoomorfos, y para confeccionar joyas.

 

Sociedad

 

A la cabeza de los poblados estaban los caciques, a los cuales se hallaban subordinados los subjefes. Entre los caciques más destacados vale la pena mencionar a Tocana de Mazaguapo y a Cambayo de Mahates. Algunos pequeños poblados dependían de jefes poderosos, tal fue el caso de los oca, dependientes del poderoso Cipacua, temible enemigo de los Mahates. Tubará fue gobernada por el cacique Morotoava y su sobrino Hare.

 

Textilería

 

Los indígenas elaboraron  dibujos sobre telas, utilizando como colorantes el añil y el achiote.

 

Alfarería y cerámica

 

En este departamento estaba ampliamente desarrollada la alfarería ya que se disponía de abundante materia prima. Por carecer del torno del alfarero, gracias al cual se obtienen vasijas de simetría perfecta, esta actividad manual estaba en manos de las mujeres. La cerámica del Atlántico se caracteriza por la variedad de formas, el acabado relativamente perfecto y por la riqueza de los motivos decorativos. Se le empleaba para las necesidades ordinarias y con fines religiosos, especialmente para enterramientos secundarios.

 

Los indígenas del Atlántico utilizaban la piedra para moler maíz, para hacer morteros y hachas de diversos tamaños, que utilizaban tanto en la guerra como en la actividad productiva diaria.

 

Trabajaban la madera para hacer múltiples objetos y construcciones y realizaban canoas de una sola pieza.

 

Metalurgia

 

Los indígenas de Tubará hacían láminas de tumbaga (mezcla de oro y cobre) utilizadas como adornos y recipientes de forma globular. Estos indígenas obtenían el oro en virtud de sus incesantes luchas o mediante intercambio comercial.

 

Investigaciones Arqueológicas

 

Desde principios de 1952, el Instituto de Investigación Etnológica del Atlántico desarrolló un plan de trabajo sobre la arqueología en el Bajo Magdalena. Dicho plan se basa en una serie de excavaciones metódicas tendientes a establecer la estratigrafía cultural. En 1998 se encontraron restos humanos y esqueletos completos dentro de urnas enterradas a casi un metro de la superficie del suelo. En los lotes Calle de Caldas y Santander se observaba una densa aglomeración de aquellas urnas y en muchos otros lugares dentro del perímetro delimitado se han desenterrado ollas de barro con huesos de esqueletos humanos.

 

Baranoa

Los objetos de cerámica, los artefactos de piedra, de hueso, de concha y madera constituyen los materiales culturales recuperados durante la investigación arqueológica llevada a cabo en Baranoa.

 

El material de cerámica indígena es abundante, muy variado en técnicas de fabricación, estilos, formas, diámetros y espesor. En los trabajos de campo se hallaron varias vasijas enteras y centenares de fragmentos cerámicos que, tras diversos estudios, permitieron deducir las formas predominantes, la decoración, sus estilos artísticos, el color y posiblemente qué grupo cultural lo elaboró.

 

Los primitivos pobladores de la Baranoa indígena no utilizaron hornos cerrados para el cocimiento de la cerámica, ésta era cocida al aire libre o en hoyos que se construían sobre el suelo. Los diferentes colores encontrados en la cerámica son el resultado de cocciones completas, bajas o parciales y defectuosas.

 

Para poder obtener el fuego que permitiría la cocción de la cerámica, el hombre primitivo de Baranoa frotaba los pedazos de madera seca, chocaba dos trozos de roca o frotaba una flecha o piedra con punta afinada en el hueco de un árbol seco. Como combustible se usaba leña, paja, grasa vegetal o animal y hojas secas.

 

Malambo

Las investigaciones arqueológicas en Malambo (ubicado a 27 kilómetros de la desembocadura del río Magdalena) fueron iniciadas por Angulo Valdéz al comienzo de la década de los sesenta. En principio varios autores consideraron la cerámica de Malambo como parte integral de la serie Barrancoide definida por Rouse y Cruxent en el bajo Orinoco (Rouse y Cruxent, 1961). Sin embargo, una segunda etapa de investigaciones conducida 18 años después ha permitido identificar a Malambo como una tradición derivada de Puerto Hormiga (Reichel Dolmatoff, 1965), la cual comparte algunos rasgos de su alfarería con la serie Barrancoide y con cerámicas del área del estado Zulia, Venezuela.

Búsqueda
Departamentos:
Temas Culturales: