Ir al Inicio
SINIC / Colombia Cultural

En Colombia existen un sinnúmero de manifestaciones culturales que expresan la variedad étnica, religiosa, de costumbres, tradiciones y formas de vida de su población, así como su riqueza natural y diversidad de climas, geografías y paisajes, entre otros.

En este módulo podrá consultar información relacionada con temas culturales como arqueología, festividades, mitos y leyendas, danzas y personajes, de cada uno de los departamentos de Colombia. Esta información le permitirá comprender de manera fácil y rápida los aspectos más relevantes de la cultura propia de cada región, con el fin de estimular el conocimiento y difusión de la riqueza cultural del país en todas sus expresiones.

Si usted considera que la información suministrada a través de este servicio puede ser mejorada, complementada o actualizada por otras fuentes, por favor háganlo saber Contactándonos haciendo click. Aquí

Colombia Cultural

Arqueología - BOYACÁ

Las huellas materiales del hombre precolombino representadas en diversos objetos elaborados en piedra, huesos, cerámica, metales preciosos y textiles son claro testimonio de las culturas aborígenes que habitaban este territorio a la llegada de los españoles en el siglo XVI; es así como a través de los objetos materiales y las asociaciones que investiga el profesional de la arqueología se puede conocer no sólo el objeto en sí, sino todas las proyecciones sociales, políticas y económicas deducibles de éste. Tal es la verdadera finalidad de la arqueología, desentrañar acontecimientos sociales a partir de realizaciones materiales.

 

Los muzos

 

Territorio

Los datos que se tienen acerca de los primeros pobladores de Boyacá, provienen de los muzos. Los límites del territorio de éstos eran: al sur, río Negro, de por medio con los panches -cuyos pueblos con sufijo “aima”, como Nocaima y Nimaima, indican donde termina la provincia de Muzo; al occidente, con el río Magdalena y con tierras de los panches de Mariquita; al norte con el área selvática del río Carare, en Santander, antiguo territorio de los nauras, también de origen caribe; y al oriente, con el de los muiscas del valle de Ubaté-Chiquinquirá y con el río Pacho.

 

Etapas de formación

Los muzos se caracterizaron por practicar la agricultura, la ebanistería, la talla de esmeraldas preciosas y el trabajo en cerámica. De esta manera se catalogaron como sociedades agro-alfareras.

 

Sociedad

Eran bélicos, corpulentos, membrudos y sanos, aunque no alcanzaban la vejez. La buena salud se les atribuía a que no comían mantenimientos pegajosos ni carne. Con ciertas prácticas convertían sus cabezas en chatas o llanas por adelante. Eran muy limpios y siempre construían sus viviendas en lugares donde hubiese fuentes o saltos de agua. La costumbre del baño frecuente cuando sudaban, les producía resfriados o cámaras con fuertes calenturas. Al principio de la Conquista se detectó el fenómeno consistente en que los hombres y el ganado perdían el pelo y las uñas. Pero lo más alarmante era que muchas criaturas nacían cubiertas de copiosos y áspero bello o cerda, por lo cual las madres horrorizadas, y presas de la superstición, les quitaban la vida.

 

Los muzos se dividían socialmente en: los guerreros y personas destacadas, y los chingamanas o chingamas, que eran los parias o esclavos, especialmente indios extranjeros o tapacaes. Además existía una clase privilegiada y otra sin derechos. La primera alcanzaba esa distinción por sus hechos de guerra y su espíritu sanguinario: los más bárbaros eran acogidos como principales. Y no eran jefes de la totalidad de la población, sólo de la tribu o behetría.

 

No había un jefe único, sino jefecillos tribales. Su única forma de gobierno era ejercida por los más viejos y valientes, sin leyes ni preceptos obligatorios. La economía de los muzos era, por esencia, expansionista, para procurar nuevas fuentes de proteínas, caza y pesca, por ejemplo, a lo largo de los ríos. Sus creencias religiosas eran teogonía, es decir, contaban con pocos dioses: Are: dios creador de la humanidad; invocaban a Maquipa para curar enfermedades, al sol y a la luna.

 

Cultura material

Diferentes datos registran abundancia de plata, cobre, oro, hierro y esmeraldas en el territorio muzo. También había minas inexplotables de alumbre. Para la extracción de esmeraldas se utilizaban palos puntiagudos de madera que denominaban coas, para explorar, y con un golpe de agua almacenada en tambres en las partes altas, limpiaban las vetas y luego procedían a lavarlas para extraer la esmeralda para ser tallada junto con otras piedras preciosas.

 

En la artesanía textil producían sayales y telas de algodón y pita, que era abundante en la región. El oficio de hilar estaba a cargo de las cocojimas o prostitutas. Alcanzaron a procesar el cobre en forma rudimentaria. Con él elaboraron esmeriles y otros implementos, en tiempos del gobernador de la provincia Muzo Domingo de Erazo. También elaboraron cerámicas.

 

Los tunebos o u’was

 

Territorio

Son un pueblo ubicado en el norte de Boyacá, que aún sobrevive “con múltiples problemas en el mundo contemporáneo”. Este pueblo se encuentra localizado en la región de Tunebia, la cual corresponde en el norte del departamento a la zona fronteriza con Norte de Santander, Santander y Arauca; y además a la zona limítrofe entre Colombia y Venezuela.

 

La región habitada por los tunebos se extendía desde la Sierra Nevada de Güicán hasta los llanos del Sarare; y está regada por varios ríos y quebradas que nacen en la Sierra Nevada y desembocan en el río Arauca.

 

Etapas de formación

Cazadores y recolectores: El estilo de vida que llevaban los tunebos era de carácter seminómada, pues cambiaban de región y cultivaban de acuerdo con el clima, productos como el plátano, la yuca el maíz, la coca, el ají, la auyama, la batata, la piña, la guanábana, el chontaduro y el tabaco, entre otros. También eran cazadores y pescadores.

 

Sociedad

Estudios antropológicos realizados en los actuales indios tunebos, los únicos sobrevivientes de la etnia aborigen en Boyacá, señalan la vida y organización de un pueblo que a través de los años ha luchado con vehemencia por la defensa de su propia cultura, creencias, tradiciones, forma de vida usos y costumbres.

 

Los tunebos se caracterizan por una organización social basada en la familia, en la que predomina la monogamia y, en algunos casos, la poligamia entre los carekas o jefes de la tribu. El jefe de la familia es el hombre y a él se le debe respeto y obediencia por parte de la mujer y los hijos.

 

Dentro de la cultura tuneba existe una tradición oral: “los tunebos gustan de la conversación entre ellos; constantemente pasan de una casa a otra para reunirse y comentar los sucesos del día”.

 

La vivienda de los tunebos es la choza o bohío de techo cónico cubierto con paja o ramajes y con planta circular o rectangular.

 

Los u´was se estimulan con la coca mezclada con cal, la cual mastican lentamente; su efecto es adormecedor y les ayuda a permanecer varis horas sin sentir cansancio, ni deseos de comida. También utilizan el “yopo”, una droga alucinógena y medicinal, y beben la chicha y el guarapo.

 

En el aspecto religioso, los tunebos practican el totemismo y el shamanismo: “cada tribu tiene relaciones totémicas con algún animal al cual no cazan, no comen y le tiene gran respeto”, y los carekas realizan todas las ceremonias tunebas y los rituales de pubertad, matrimonio y las curaciones.

 

Los tunebos creen que después de morir pasan a formar parte del arco iris, en el color rojo. Como dato histórico vale la pena destacar que ante la arremetida de los españoles, los tunebos prefirieron retirarse hacia la Sierra Nevada, donde realizaron un suicidio colectivo en el llamado Peñón de los Muertos.

 

Cultura material

Los u´was tejen las fajas y guayacos en sus telares; fabrican mochilas y chinchorros con fique; construyen sus instrumentos musicales y hacen bellos adornos con diferentes materiales.

Búsqueda
Departamentos:
Temas Culturales: