Ir al Inicio
SINIC / Colombia Cultural

En Colombia existen un sinnúmero de manifestaciones culturales que expresan la variedad étnica, religiosa, de costumbres, tradiciones y formas de vida de su población, así como su riqueza natural y diversidad de climas, geografías y paisajes, entre otros.

En este módulo podrá consultar información relacionada con temas culturales como arqueología, festividades, mitos y leyendas, danzas y personajes, de cada uno de los departamentos de Colombia. Esta información le permitirá comprender de manera fácil y rápida los aspectos más relevantes de la cultura propia de cada región, con el fin de estimular el conocimiento y difusión de la riqueza cultural del país en todas sus expresiones.

Si usted considera que la información suministrada a través de este servicio puede ser mejorada, complementada o actualizada por otras fuentes, por favor háganlo saber Contactándonos haciendo click. Aquí

Colombia Cultural

Ritmos - CAUCA

Ritmos y aires del Pacífico

El currulao es la tonada base del Pacífico. Representa lo africano y, como danza, es el ejemplo más vigoroso del ancestro negro. Señala un proceso ritual en el que los danzantes entran en trance. Es el género musical más representativo de la Costa Pacífica Caucana de carácter instrumental y vocal.

 

El currulao, denominado también bambuco viejo, proviene del siglo XVIII, donde aparece en el contexto profano como música de marimba y en el contexto religioso en las ceremonias funerarias como los velorios del angelito. El currulao se caracteriza por utilizar la medida de 6/8, es decir que su división es binaria.

 

Instrumento melódico:

La Marimba

Es un instrumento musical de madera de tangaré de la que está hecha la cama donde se colocan 24 tablillas o láminas de chonta, gualte o chontaduro, sobre tubos de guadua alineados de mayor a menor. Se interpreta por percusión con baquetas.

Instrumentos acompañantes:

Los Cununos (un par, macho y hembra). Son tambores cónicos cubiertos por una membrana de piel de mico o tatabro, de fondo cerrado, con sistema de tensión de aro y cuñas, de percusión manual. El toque de estos instrumentos es la base rítmica de la música de la Costa Pacífica Caucana. El cununo macho es más grande que el cununo hembra.

El Guasá. Es un idiófono de forma tubular, con variaciones en su tamaño y decoraciones. Se hace en un pedazo de guadua, lleno de semillas o maíz pequeño y se tapa a los lados con madera de balso. Se le traspasan estacas de chonta, de lado a lado para asegurar las semillas y el efecto sonoro. Es un instrumento tocado por mujeres.

Los bombos (un par, macho y hembra). Son membranófonos tocados con baquetas.

El patacoré y el berejú son aires variantes del currulao. Patacoré deriva del vocablo embera “Patakora” que significa plátano y simboliza un canto de cosecha y fertilidad.

 

La expresión oral de coplas y canciones traduce una literatura popular que encierra su propia concepción del mundo y de los valores culturales.

 

Un conjunto musical de Patía está conformado por el violín o guitarra puntera como instrumento melódico, y por una guitarra marcante, una guitarra para los bajos, tamboras, un cununo, un par de maracas y una guacharaca, como instrumentos acompañantes.

 

Otros ritmos

Maquerule, pango o pangora, calipso, tamborito chocoano, la caramba y el pregón son otros ritmos del Pacífico. El romance, la danza, la contradanza, las mazurcas y las jotas son ritmos de herencia hispánica junto con los alabaos, arrullos y villancicos.

 

El Valle del Patía

Otras comunidades negras de importancia se ubican al sur del departamento, en la zona conocida como “Valle del Patía” o “Fosa Patiana”. Esta región de tierras ardientes fue habitada inicialmente por indios caguazaras, de gran espíritu belicoso que fueron vencidos por el conquistador Juan de Ampudia. Posteriormente, la región fue habitada por negros sobre cuyo origen existen varias versiones.

 

La ganadería ha determinado la cultura del negro patiano. Poseer ganado es un elemento que dignifica y brinda estatus. El ganado es una fuente de alimento, base de su dieta y materia prima para un sinnúmero de artículos de uso doméstico.

 

En el Patía, en las fiestas de agosto (las más importantes de la zona), se presentaban grupos musicales que incluían violinistas, guitarristas, tiplistas, intérpretes de brujo, percusionistas, tamboreros y maraqueros que se unían para tocar bambuco patiano, bambuco pasiao, tonadas y estribillos propios del folclor negro.

 

El brujo o bandolín, es un instrumento musical cuyo encordado es de crin de caballo. Fue introducido al folclor patiano, desde Nariño. Los intérpretes de brujo eran considerados por la población como “empautados”, es decir, personas que tenían pactos con el diablo ya que durante sus interpretaciones, los brujeros perdían el control sobre el instrumento, el cual empezaba a sonar por sí solo. El brujo, junto con los cununos y tamboras no podían ser ingresados a las iglesias, por ser considerados diabólicos.

 

Los conjuntos musicales del Pacífico son de dos tipos. El típico, propio de los aires africanos integrados por marimba, cununos macho y hembra, el bombo, el redoblante y guasá o chuchos de guadua. El otro es el que acompaña la música de origen hispánico integrado por clarinete, bombardino, platillos, bombo o tambora, y redoblantes.

 

La chirimía

Instrumento de viento tipo oboe, de madera, con lengüeta doble de caucho, un conducto que une el cuerpo con la doble lengüeta formado por un pedazo de cañón de pluma de ave, afinado en Do con seis agujeros. Traído por los españoles y usado especialmente con fines litúrgicos.

 

Hay tres tipos de chirimía: la rural o campesina, que acompaña eventos o ritos religiosos y fiestas patronales; la chirimía urbana, que acompaña festividades decembrinas, actos culturales y carnavales; y la callejera, una chirimía ocasional, en la que se reúnen las personas disfrazadas y piden plata para sus gastos, generalmente en diciembre.

 

Expresión musical Andina: bambuco, pasillo, contradanzas

 

Instrumento melódico:

Flauta traversa de caña.

Es un aerófono de tubo, de unos 530 milímetros de largo y 20 milímetros de diámetro, de embocadura directa, con el extremo superior del tubo obturado, con embocadura en forma de agujero circular u ovalado, abierto en el otro extremo del tubo y seis agujeros de digitación colocados en forma longitudinal que se tocan transversalmente.

 

Estas flautas se fabrican tradicionalmente en carrizo, una caña de páramo. La norma generalizada de la afinación de las flautas es en Fa mayor sin embargo se encuentran algunas en Sol.

 

Instrumentos acompañantes.

 

Tamboras (De 3 a 4)

Las tamboras de Popayán tienen una diferencia respecto a las tamboras campesinas de la cordillera y de las tierras bajas (Costa Pacífica); no tienen aros sino arillos. El cuero de ternero joven (que en las tamboras campesinas es cuero de caballo por su mayor sonoridad) se enrolla a un bejuco llamado chillazo y luego se amarra con un alambre. El bejuco debe ser amarrado previamente para que forme un aro resistente y el cuero debe estar mojado para facilitar su manejo. Posteriormente se unen los dos bejucos o arillos entre sí, con un trenzado de cabuya o piola en forma de zigzag.

 

La charrasca o carrasca

Es un idiófono hecho en guadua, frotado con un trinche con mango de madera y varios alambres. También se usan los calabazos o puros, que deben estar bien secos.

 

Los mates

Son un par de sonajas semiesféricas, construidas con dos medias totumas cerradas con un pañuelo rabo e’ gallo, normalmente de color rojo y con semillas en su interior (maíz o achira).

 

El triángulo

Consiste en una varilla metálica doblada en forma de triángulo, sin llegar a unirse en sus extremos y suspendida de un cordón, el cual se hace sonar golpeándolo con otra varilla de metal.

 

El sotareño y el rioblanqueño, son piezas obligadas de todas las chirimías.

 

Compositores caucanos

Ennio Vivas, Gilberto Vivas con sus piezas más conocidas: “Tambores de mi Cauca” (bambuco), “Juguete” (bambuco); Jairo López, Silvio Fernández (ambos del grupo los cazadores), “chiribiano” (bambuco) y “travieso” (pasillo).

 

 

Bambuco Caucano

Es un bambuco de tipo instrumental, excepto en al Valle del Patía, en donde es mixto. Aunque el bambuco es común en toda la Zona Andina de Colombia y la Costa Pacífica, tiene su origen en la región caucana, como producto musical mestizo.

Métricamente, el bambuco caucano se caracteriza por utilizar simultáneamente la medida de 3/4 y 6/8. En la rítmica percutiva hay dos tipos de entrada: en tutti y cada instrumento con su célula rítmica básica.

Instrumento melódico: la flauta traversa de caña.

Instrumentos acompañantes: el triángulo, las tamboras, la charrasca y los mates.

 

Pasillo

Es un tipo de música netamente urbana muy influenciada por el vals introducida a finales del siglo XIX. A nivel rítmico–métrico, el tiempo oscila entre 160/200: allegro a presto. Métricamente el pasillo es de ¾. Los instrumentos empleados son los mismos de la chirimía.

 

La música de cuerdas

La interpretan los conjuntos campesinos y está conformada por instrumentos de cuerda con diapasón y por instrumentos de percusión. Los grupos musicales generalmente están conformados por personas de una misma familia o vecinos de vereda.

 

Guitarra

Hay tres tipos: la marcante, la puntera y la de los bajos. La guitarra puntera o requinta es la que lleva la melodía y es de gran importancia en la región montañosa del Cauca y el Valle del Patía. La guitarra marcante lleva el acompañamiento armónico y también se encarga de hacer los bajos.

 

El merengue campesino

 

Es un género musical que se toca, canta y baila. El merengue campesino va asociado con otros ritmos como el paseo, parrandas y pasillos ecuatorianos. Es rápido y alegre, destinado para la fiesta el baile.

 

Se caracteriza por ser bimétrico, es decir, que algunos merengues funcionan en compás de ¾ y otros en 6/8 o también se presenta la combinación de los dos. Se canta a dos voces, moviéndose por terceras paralelas.

Instrumento melódico:

La guitarra

Intervienen varias guitarras, pero la que lleva la melodía es la puntera y también las voces. Puede medirse en tiempo binario y ternario.

Instrumentos acompañantes

Guacharaca y maracas.

 

Las Fugas

 

Son cánticos religiosos, especie de responso o diálogo cantado, muy común en la cultura negra. Las fugas están separadas estrictamente para el canto y los bailes. Hay unas interpretadas por hombres y otras por mujeres, llamadas “villanes” y “fugas”, respectivamente.

 

Niñito bonito

sagrado clavel

estrella del cielo

hoy te vengo a ver.

 

Allá arriba está María

sentadita en su balcón

esperando a Jesucristo

que nos eche la bendición.

 

Las fugas son tonales con un patrón métrico binario de 6/8 que predomina y es marcado por un instrumento de percusión.

 

En el orden instrumental existen dos conformaciones características que se dan en esta región. La primera de ellas cuenta con la tambora como instrumento melódico y con las maracas, platillos y redoblante como instrumentos acompañantes.

 

La segunda conformación emplea percusión con violines y contrabajos, y es muy común en algunas comunidades como Quinamayó y Dominguillo, Santander de Quilichao. Una conformación de este tipo emplearía dos violines como instrumentos melódicos y un contrabajo, una tambora, platillos, maracas y campana como instrumentos acompañantes.

 

Las coristas o cantadoras son mujeres adultas que tienen a su cargo entonar los cantos de las adoraciones. El texto se establece en un diálogo cantado, pregunta–respuesta de dos voces, alternando copla y estribillo. De ahí se deriva su nombre de fuga. Se crea poliritmia entre voces y percusión.

 

El bunde

Es un género musical donde persiste con vigor el legado musical africano, especialmente en los textos. Es un género de carácter religioso social polifónico.

 

Los bundes son cantos de recreación de los niños negros. Son rondas y juegos infantiles comunes durante los ritos fúnebres. Su nombre es de origen africano y deriva del “wunde”, que aún existe en Sierra Leone (Guinea).

 

Las Salves

Son himnos tradicionales del culto católico, traídos por sacerdotes seculares o de órdenes religiosas en la época de la Colonia. Expresan solemnidad, espiritualidad y misticismo. Han sido elementos para expresar la celebración de la novena. Son de carácter netamente religioso, polifónico. Algunos himnos reflejan la historia de la presencia de las órdenes religiosas de la región. Las Salves se cantan “a cappella”, es decir, sin acompañamiento de instrumentos musicales. Tienen un profundo sentido de sociabilidad presente en todo ritual de los negros y son cantados emotivamente por mujeres.

Búsqueda
Departamentos:
Temas Culturales: