Ir al Inicio
SINIC / Colombia Cultural

En Colombia existen un sinnúmero de manifestaciones culturales que expresan la variedad étnica, religiosa, de costumbres, tradiciones y formas de vida de su población, así como su riqueza natural y diversidad de climas, geografías y paisajes, entre otros.

En este módulo podrá consultar información relacionada con temas culturales como arqueología, festividades, mitos y leyendas, danzas y personajes, de cada uno de los departamentos de Colombia. Esta información le permitirá comprender de manera fácil y rápida los aspectos más relevantes de la cultura propia de cada región, con el fin de estimular el conocimiento y difusión de la riqueza cultural del país en todas sus expresiones.

Si usted considera que la información suministrada a través de este servicio puede ser mejorada, complementada o actualizada por otras fuentes, por favor háganlo saber Contactándonos haciendo click. Aquí

Colombia Cultural

Danza - LA GUAJIRA

Esta es una actividad artística y fundamentada en la cotidianidad vital del hombre, ligada a él desde tiempos inmemorables. En las sociedades primitivas, la música constituía el complemento ideal de las danzas, se recurría a ella para actividades de cualquier tipo.

 

La danza se constituía en un medio comunicativo y de expresión estrechamente ligada a la vida y al servicio del hombre.

 

Dentro de las danzas más destacadas del departamento de La Guajira se tiene:

 

La Yonna o Baile de la Chichamaya

 

Es una danza propia del indígena wayuu. Este termino se deriva del verbo ayunnaja que significa danza; la Yonna consiste en danzar alrededor de un círculo llamado piovi, donde el hombre da vuelta para atrás representando el viento y la mujer va hacia delante representando la fuerza y tratando de perseguir al parejo hasta derribarlo; el baile es muy decente, propio de la gente de bien. A él concurren hombres y mujeres aún de humilde cuna, aunque no deja de haber sus distinguidos entre las parejas según su alcurnia, pero es muy señalada la jerarquía.

 

Esta danza plantea una verdadera lucha entre el hombre y la mujer. En ella se caracteriza toda evidencia a la pareja guajira, a la poligamia: múltiples mujeres se suceden para atacar y abatir a los hombres, único y no relevable. Pero más allá de esta representación, esta danza encierra una significación simbólica más profunda.

 

La Yonna es sin ninguna duda la manifestación colectiva más popular en la actualidad y la más practicada. Los pretextos para organizar una Yonna son numerosos; se celebran en acontecimientos tales como matrimonio, el comienzo o fin del período de la relación de una muchacha, los éxitos económicos entre ellos, como testimonio de estimación durante las visitas más importantes, se presenta frecuentemente a los chamanes, exigidas, dicen ellos, por los espíritus como condición del retorno del alma y la completa curación de los enfermos.

 

El baile o danza de la Yonna comienza cuando un indígena toca la caja o tambor apenas anochece o a la hora prefijada para el baile; luego se percibe el sonido de la caja. Los indígenas de contorno se dan prisa para asistir al festival, las muchachas y aun las casadas se aderezan hasta quedar bien majas, se proveen un pañuelo muy grande que casi les arrastra, se colocan unas mantas muy elegantes y vistosas, el varón se coloca su casquete con penachos de pluma en la cabeza (carracte), se pone su manta que se retuerce en la cintura y van llegando uno a uno guiados por el sonido de las tamboras, pues sólo éste es ya como la tarjeta de invitación a la fiesta, a todo el que quiera asistir a ella. Los dueños del baile han ido preparando muchas tajadas de carne, chivo, arepas de maíz, chicha mascada y sus buenas garrafas de ron. Entre los civilizados se bebe cerveza y whisky.

 

A los primeros redobles de la tambora todos presagian desaliento, parece que nadie ha venido con animo de bailar, se toman los hombres los primeros tragos de ron, las mujeres nunca toman y cuando suena la caja con su acompasado provocativo, saltan de repente; uno de los apuestos mozalbetes se despoja de sus cotizas o abarcas que presiona con la mano derecha, se desarruga la manta, se ajusta bien el guayuco y se cala la tequiara o penacho de pluma. Este parejo empieza a dar vueltas al ruedo, como desafiando a una de las asistentes al baile. De repente su propia mujer o una de las bailadoras entra al ruedo, se descalza como lo hizo su parejo, con su manta graciosa que le arrastra y su enorme pañuelo cubriéndole la cabeza, el cual desliza por su espalda hasta tocarle los talones, aprisionada por los lados a la altura de la cintura la manta y el pañuelo, caminando como a un metro de distancia, dándole vueltas al cerco al compás de la caja.

 

Cuando ambos han dado una vuelta entera al redondel a la intemperie e iluminado por las lámparas de gasolina o petróleo o por una fogata, de repente el indígena lanza un grito, alza la mano derecha en la que lleva la cotiza y comienza a dar carreritas mirando de un lado al otro a una prudente distancia de su pareja y sin tocarla. Tan pronto el varón lanza el grito, ella, como haciendo reverencia al público, da una vuelta en el mismo sitio y meneando su pie ágil, graciosa y rápidamente corre tras él a pisarle el pie para tumbarlo; el éxito de la mujer está más que en su elegancia, en su maestría en tirar a tierra a su parejo, pero sin empujarlo, en cambio la destreza y arte del varón consiste en no dejarse tumbar de ahí, porque cuando ella logra acorralarlo y tumbarlo todos los presentes exaltan la emoción con aplausos para la mujer y en sátira para el caído; por lo tanto, la caja sigue su ritmo acelerado y electrizante, cuando la destreza del galán logra burlar la astucia y tenacidad de la bailadora, él como engreído de su tiempo grita “tráeme a tu hermana menor”.

 

Elementos usados en la Yonna o Chichamaya

La kasha: tambora

La casera: los palitos con que se toca la tambora

Pioui: circulo para danzar

Kialoja: pañolón largo

Karastsw: penacho de plumas

Paluse: pintura facial rojo mantos de colores vivos.

 

Pasos de la Yonna o Chichamaya

Paso de la mosca

Paso de la hormiga

Paso de la mujer traviesa

Paso del trompo

Paso del alcaraván

Paso de la tórtola.

 

Motivos de celebración de la Yonna

Cuando se presenta una majayura (señorita)

Cuando se agradece la fertilidad

Cuando se marcan los animales

Cuando la graduación de un outs

Por enfermedad.

 

El Baile del Pilón Riohachero

 

Baile típico riohachero que nació como resultado de una historia de fracaso amoroso, en la cual el pretendiente (Encarnación Bermúdez), está enamorado de la hermosa cabellera de una escultural morena llamada Malle.

 

Encarnación, hombre parrandero, vivaracho, que tocaba la dulzaina o armónica, se enamoró locamente de Malle, que lucía siempre una hermosa y larga cabellera que era el atractivo y admiración de muchos hombres. En la casa de Malle se dedicaban a hacer arepas y bollos que vendían a las personas que realizaban allí su oficio y por las tardes regresaban a Riohacha.

 

Encarnación la asediaba pero ella no soportaba sus requiebros amorosos. Él con sus toscas manos acariciaba sus cabellos, pero cuando intentaba besarlos ella corría a esconderse para alejar a Encarnación, para quitárselo de encima. Cuenta la historia que él era un hombre muy feo y no le gustaba a Malle; la Malle resolvió mandarse a cortar el pelo desde la mismas raíces, lo que era antes un castigo, y para disimularlo se envolvió la cabeza con una pañoleta de colorines. Cuando Encarnación se le acercó se quito la pañoleta. Esto desconcertó al hombre, lo que le causó honda tristeza en el pretendiente. Fue tanto el dolor que sintió este enamorado que lo inspiro a componer la siguiente canción, que al instante canto con su dulzaina:

 

“Yo te quería era por el pelo.

Te lo cortaste y ya no te quiero.

 

Yo te quería era por el pelo.

Te lo cortaste y ya no te quiero.

 

Quien pila pilandera

Quien muele molendera

Quien pila pilandera

Quien muele molendera”.

 

Esto sucedió la víspera de año nuevo. Esta canción posteriormente dio origen a la danza del Pilón Riohachero.

 

Por la tarde, cuando el señor Encarnación regresaba con los trabajadores por el camino, tocaba su dulzaina y ellos entonaban el Pilón, y las señoras bailaban hasta llegar a sus casas; de allí se dice también que el Pilón es un baile callejero, porque se baila en las calles.

 

El Baile de la Colita Abierta y la Colita Cerrada

 

Es un baile popular practicado por los abuelos en la década de los cincuentas y armonizado por un ritmo cumbiambero emanado de acordeón, caja y guacharacas, instrumentos típicos del folclor guajiro. Es un baile abierto, preferiblemente en la plaza principal, al son de tambores, con palmadas de flauta de caña y progresivamente de instrumentos de vientos, cuando estos se conocieron y se aprendió a interpretarlos.

 

Este baile se hace en parejas sueltas, tiene un ritmo parecido al merengue vallenato y su melodía es de lamento, pero se narran cosas cotidianas. Es típico de Fonseca y sus alrededores en el sur del departamento de La Guajira.

 

La letra de la Colita es variada y siempre hace mención a algunos acontecimientos amorosos entre las parejas, mezclados con el paisaje que les rodea.

 

El vestuario en la mujer es una falda amplia larga de muchos coloridos alegres; una blusa blanca con mangas tres cuartas, con arandelas en las mangas y al final de la blusa y en el orillo lleva un vivo del color de la falda; la cabeza bien adornada, con flores vivas; calzan zapatillas de lona.

 

El vestuario del hombre consiste de pantalón largo blanco, camisa manga larga blanca, sombrero y sus cotizas.

Búsqueda
Departamentos:
Temas Culturales: