Ir al Inicio
SINIC / Colombia Cultural

En Colombia existen un sinnúmero de manifestaciones culturales que expresan la variedad étnica, religiosa, de costumbres, tradiciones y formas de vida de su población, así como su riqueza natural y diversidad de climas, geografías y paisajes, entre otros.

En este módulo podrá consultar información relacionada con temas culturales como arqueología, festividades, mitos y leyendas, danzas y personajes, de cada uno de los departamentos de Colombia. Esta información le permitirá comprender de manera fácil y rápida los aspectos más relevantes de la cultura propia de cada región, con el fin de estimular el conocimiento y difusión de la riqueza cultural del país en todas sus expresiones.

Si usted considera que la información suministrada a través de este servicio puede ser mejorada, complementada o actualizada por otras fuentes, por favor háganlo saber Contactándonos haciendo click. Aquí

Colombia Cultural

Sitios de Interés - SANTANDER

Bucaramanga

Circuito de las afueras

Bucaramanga se encuentra edificada sobre una meseta, es denominada la “ciudad de los parques”, “La ciudad bonita” y “La ciudad más cordial de Colombia”. Gracias al empuje y coraje de su gente, la ciudad se ha ido desarrollando urbanisticamente hacia el sur mostrando una variada combinación entre sus viejos y sus nuevos barrios, así como una diversidad de desarrollo con sus modernas urbanizaciones y centros comerciales, que se extienden por toda el área metropolitana.

La zona histórica de Bucaramanga gira en torno al parque García Rovira, en el centro de la ciudad. Resaltan en él las imponentes palmas y su diseño armonioso, este parque es considerado como el de mayor valor histórico por su antigüedad, entorno al cual se desarrolló la ciudad. 

 

Circundando el parque encontramos la capilla de los Dolores, el único testimonio arquitectónico colonial del marco y el Centro Administrativo Municipal. Dentro de este conjunto encontramos la plazoleta Luis Carlos Galán y a su lado la iglesia de San Laureano, cuyo valor religioso y social, hizo que desde fines del siglo pasado la villa girara entorno a ella. En 1937 se inicia la construcción del edificio de la gobernación o palacio amarillo, que como en otras ciudades del país habría de encarnar el proceso de secularización de la sociedad por lo cual la Iglesia de San Laureano ha dejado de ser centro de la vida religiosa de la ciudad, para convertirse en un archivo parroquial de riqueza invaluable.

 

En la parte suroriental de la Iglesia de San Laureano se conserva la Casa Luis Perú de la Croix o Casa de los Mutis. En ella funcionó a finales del siglo XIX el Club del Comercio y el Colegio de San Pedro Claver, institución centenaria que ha incidido en la formación gran varias generaciones. Ascendiendo por la calle 37, nos encontramos con la Casa de Custodio García Rovira, centro cultural e histórico de la ciudad, de imprescindible visita para el viajero. Allí se pueden encontrar todo tipo de archivos, periódicos y documentos históricos que son testimonio invaluable de la formación de la ciudad. Al frente, en el parque de los Edecanes, rodeada de palmeras, se encuentra la pileta, construida por Miguel Vicente Rueda, y a su lado, la Casa de Bolívar, donde se organizó la muestra permanente de la cultura guane, una gran reseña histórica de nuestros antepasados que vale la pena visitar. Así mismo, en sus salones se pueden observar objetos personales del libertador y múltiples elementos que nos remiten a las guerras civiles que azotaron al país, particularmente en el último cuarto del siglo XIX.

 

El Paseo del Comercio, situado sobre la calle 35, fue escenario de muchos episodios históricos y forma parte de la memoria colectiva de la ciudad. En torno a él se desarrolló la antigua vida comercial de la ciudad y nos muestra el ritmo de la ciudad moderna con sus ejes bancarios y financieros, en su sobria y no menos elegante arquitectura. El conjunto arquitectónico que encierra el Parque de Santander, revela dos facetas de la ciudad. En primer lugar, la Catedral de la Sagrada Familia, como una permanencia de los valores culturales del catolicismo, luego el Club del Comercio, polo secular de los empresarios y los comerciantes, forjado por la fusión de la migración europea, predominantemente masculina, con las familias tradicionales o elites de las diversas provincias, el antiguo Hotel Bucarica, hoy sede administrativa de la UIS y testigo silencioso durante varias décadas de los acontecimientos más importantes en la vida de la sociedad bumanguesa, y el Parque de Santander, lugar de encuentro y convivencia de los transeúntes por el centro de la ciudad.

 

El Paseo España proyectado desde el Museo de Arte Moderno hasta el Parque de los Niños, en cuyo costado norte se encuentra ubicada la Biblioteca Pública Municipal Gabriel Turbay, forma parte del nuevo concepto de la administración municipal implementado en los últimos años, con el criterio de la convivencia y el encuentro de residentes y visitantes en espacios públicos generosos para el tránsito de los peatones. Allí, gracias a la gestión de varias organizaciones culturales de la ciudad, se desarrollan continuamente todo tipo de actividades lúdicas, ferias y exposiciones artesanales y de promoción a los nuevos artistas santandereanos. La carrera 27, atraviesa la ciudad de norte a sur disolviéndose en la autopista a Girón y la autopista a Floridablanca. Ella es, prácticamente, la línea divisoria entre la ciudad que surge en los años sesenta de nuestro siglo y la otra, la de la memoria y el sosiego. Los centros comerciales de Cabecera del Llano y Cañaveral, se han convertido en ejes de una actividad comercial moderna, así como en centros de vida social y recreación, con sus restaurantes, almacenes y cine-bares acogedores. La vida nocturna allí tiene su encanto y cuando la noche de euforia se prolonga, los desayunaderos típicos son el lugar propicio para la despedida, con una buena carne asada, una arepa santandereana o un tamal. Así es Bucaramanga, apacible ciudad del nororiente colombiano que hoy en día cuenta con la renovación de sus parques y la creación de otros que permiten el libre esparcimiento y recreación de propios y extraños, haciendo así honor al titulo que ostenta.

 

Gracias al gran desarrollo comercial y empresarial que ha venido teniendo, Bucaramanga  se ha posesionado como la ciudad de congresos y eventos al contar con infraestructura como Cenfer, que se ha constituido en la mayor vitrina comercial del nororiente colombiano, donde se realizan anualmente infinidad de ferias y exposiciones en todas las ramas del comercio nacional. La ciudad también cuenta con el recién inaugurado Centro Polifuncional de Espectáculos, obra única en su tipo en Latinoamérica y lugar propicio para la realización de los más grandes espectáculos y actividades de tipo lúdico, deportivo y comercial. La ciudad cuenta con una muy buena infraestructura hotelera que la respalda y con un sinnúmero de salones de conferencias y congresos que permiten la realización de convenciones con la seguridad de contar con la más adecuada logística para los empresarios de todo el país, su ejecución, la comodidad y el confort del servicio ofrecido por los bumangueses.

 

Floridablanca

Ubicada a unos cuantos kilómetros de Bucaramanga, hoy hace parte del área metropolitana de la capital del departamento. La casa de la cultura, construida alrededor de la Piedra del Sol, uno de los más significativos pictogramas indígenas, es parte del proyecto que albergará un gran museo de la cultura guane, basado en colecciones particulares adquiridas por el municipio. Este y el Jardín Botánico Eloy Valenzuela, son dos lugares de obligatoria visita.

 

La localidad es una exquisita productora de obleas y de sabajón, y su dulcería Celis es una institución de renombre en todo Santander. A pocos kilómetros de allí se encuentra la Mesa de Ruitoque, lugar que en los fines de semana aparece invadido por una gran cantidad de visitantes que simplemente pretenden dejar atrás toda la complicación de la ciudad y aquellos interesados en explotar el turismo de aventura, mediante la práctica de deportes extremos como parapente. En la Mesa de los Santos, en la vía que comunica a Bucaramanga con la capital de la república, se encuentra el Zoológico de Aves Mi Fantasía, único en el nororiente colombiano y uno de los más grandes del país, que posee cientos de aves distinguidas con su nombre genérico y científico, y único zoológico en el mundo donde se han podido criar los papagayos en cautiverio. Sobre la autopista se encuentran diversos restaurantes, sedes recreacionales, zonas de camping, hoteles y piscinas a tan solo 18 kilómetros del municipio de Piedecuesta.

 

Piedecuesta

Es hoy un activo centro comercial que conserva intacto el encanto de su antigua configuración. El cuadro de su parque principal está enmarcado por dos imponentes iglesias entre las que media la construcción civil del palacio municipal. Los alrededores de la localidad son inspiradores vivideros de artistas. Piedecuesta realiza una Semana Santa de célebre solemnidad y cuenta con una numerosa orden de nazarenos. Resulta imperioso visitar el Convento de las Clarisas. Después de Piedecuesta por la vía principal, se debe tomar un cruce hacia la mesa de los Santos y después del peaje encontramos una desviación en el kilómetro 6.6, que conduce al imponente salto del Duende. Al salir nuevamente a la carretera, a pocos kilómetros, encontramos el Club Náutico Acuarela, lugar donde hay hospedaje y se pueden practicar varios deportes acuáticos. Los domingos hay un mercado campesino improvisado que se ubica a 200 metros de la entrada de Acuarela.

 

Santos

A 62 Kilómetros de Bucaramanga y 32 del sitio denominado los Curos, se encuentra este pueblo que se incrusta en una montaña del cañón del Chicamocha donde el turista podrá visitar importantes sitios históricos, entre los que se cuenta su iglesia, la cual fue testigo del paso del libertador en los años 1819,1820 y 1827. A pocos metros del casco urbano se encuentra la “Casa de las Ventanas” y el legendario camino construido por el visionario alemán Geo Von Lengerke y que se entrecruza para unir las poblaciones de Jordán, Villanueva, Barichara, Guane, Cabrera, Zapatoca,  Betulia y San Vicente. Existen recorridos para hacer caminatas ecológicas siguiendo la ruta hacia Jordán, observando pictogramas aborígenes cfitomórficos "plantas y cactus", antropomórficos “figuras humanas" o geomórficos "pinturas geométricas" y apreciando uno de los mas imponentes miradores que posee el cañón del Chicamocha. En los alrededores del pueblo también existen miradores desde donde se aprecia la desolada población de Jordán. Si el visitante quiere gozar de una magnífica panorámica de la ciudad de Bucaramanga puede realizar una correría en la vía que conduce a Pamplona, se puede proseguir hasta el alto del Picacho y disfrutar del ambiente donde se ofrecen servicios de hospedaje en confortables cabañas, paseos en bicicleta acuática y pesca.

 

Girón

A cinco kilómetros de recorrido desde Bucaramanga se puede apreciar la población de Girón, importante sede histórica y religiosa. Aquí nació Eloy Valenzuela, segundo al mando de la Expedición Botánica. La ciudad ha conservado intacta su lujosa arquitectura colonial. La Catedral del Señor de los Milagros, El Museo de Arte Religioso, la capilla de las Nieves, la Mansión del Fraile, la Casa de los Nazarenos, la Casa Consistorial, media docena de puentes en arco y muchas otras construcciones que resultan un regalo para los ojos y un libro de historia abierto. Girón es fuente de deliciosas golosinas y centro de artesanías. El restaurante y artesanías La Mansión del Fraile permite disfrutar una estancia inolvidable en los mismos patios y aposentos que pisó el Libertador. En los alrededores, en la vía a Bucaramanga o en la ruta a Zapatoca, se pueden admirar las caprichosas formaciones de los estoraques. Se puede subir al cerro conocido como Palonegro, nombre que evoca uno de los lugares en el que ocurrió una de las más cruentas batallas de la guerra civil y en el kilómetro 13 está el cruce para el Aeropuerto Internacional Palonegro. En este lugar se encuentran algunos de los sitios nocturnos más frecuentados por los bumangueses, discotecas, bares y lugares de estilo campestre.

 

Lebrija

Capital piñera de Colombia, ubicada a 17 Km de Bucaramanga. En las cercanías se hallan las ruinas de Cantabria, lugar donde originalmente se erigió el pueblo. Numerosos sitios de la batalla de Palonegro pueden ser visitados en los alrededores. Tiene en sus alrededores diversos restaurantes. 

 

Rionegro

Ubicado a 20 kilómetros de Bucaramanga, este poblado es un activo centro cafetero sobre la carretera al mar. En compañía de un guía local puede visitarse en el corregimiento Galápagos el famoso volcán conocido como el León de América. La laguna de las Baivas, a la que puede accederse en la misma región, brinda un singular paisaje natural con una gran variedad de aves y peces. El más popular de sus atractivos es Puerto Amor, un balneario natural en cuyas orillas se celebra el festival del río, una de  las más concurridas romerías de Santander. A 7 kilómetros de Rionegro encontramos un club ecológico con excelentes instalaciones, llamado El Portal, en el cual se pueden disfrutar desde paseos a caballo, piscinas naturales y zona de camping hasta un buen servicio de restaurante.

 

Circuito del cañón del Chicamocha

Este tramo de la carretera, que se inicia tras cruzar el puente sobre el Río Chicamocha, es uno de los sensacionales puntos del circuito. Tras 29 kilómetros de curvas pronunciadas en pleno Cañón de Chicamocha, a medida que avanza la famosa subida de Pescadero, se puede apreciar en la margen derecha del río, como si fuera un cuadro pintado al óleo, la población de Cepitá.

 

Cepitá

Fundada en 1791 por Antonio Ortíz, Juan Manosalva y el cura José Pages, Cepitá brinda a sus visitantes impresionantes paisajes que dibuja el cañón en toda su extensión; además de poseer una gran piscina orgullo de sus pobladores, ofrece caminos para subir a la montaña Colorada, imponente montaña donde en la semana mayor se realiza el Viacrúcis y desde donde se observa toda la comarca. Más adelante, en el Parador de las Ventanas Caucayá se observan las dos vertientes principales del cañón. Continuando, se encuentran numerosos miradores naturales desde los cuales se ven espectaculares paisajes a las horas del atardecer y del amanecer, cuando el sol enrojece las montañas.

 

Aratoca

Después de haber recorrido casi 70 Km a la margen de la carretera, aparece esta hermosa y apacible ciudad también conocida como "Ciudad de las Colinas". Se puede visitar el puente del Indio a 1Km, o el Picacho a 2Km, a través de bucólicos paisajes. Son famosos los productos de panadería que se producen en este lugar.

 

Curití 

A 91 Km de Bucaramanga, pueblo de tejedores y artesanos del fique, cuna del poeta Ismael Enrique Arciniegas. Su templo llama la atención por las singulares columnas en ladrillo redondo que adornan su fachada, vestigio de una antigua iglesia dando paso a una moderna. A escasos minutos se halla el balneario de Pescaderito, donde hay zona de camping, piscinas y desde sus cerros se practica el parapente y el ala delta. Con la ayuda de un guía de la región se puede llegar a la cueva del Yeso, bellísima caverna de inmensas galerías y columnas de caliza y la cueva de la Vaca, espolvoreada de cristales, que toma su singular nombre debido a que una vaca cayó en esta y murió. Existen otras grutas y vestigios de un cementerio indígena. 

Siguiendo el recorrido, la ruta nos lleva a las proximidades de la Perla del Fonce donde se encuentran balnearios como Pozo Azul y El Hoyo, innumerables restaurantes donde se pueden saborear los platos típicos de la comida santandereana y hoteles.

 

San Gil

Ubicada a 96 km de Bucaramanga, se le conoce como la Perla del Fonce. Su mayor atractivo lo constituye el Parque de Gallineral, ensoñador remanso donde árboles centenarios desgranan largos musgos sobre las quietas aguas del Fonce. Caminos, puentes y jardines florecidos tienden un escenario encantador. Se destaca la sobria edificación en estilo republicano del colegio de San José de Guanentá, decano de la enseñanza en Colombia. Son de admirar los vitrales y las columnas jónicas y dóricas de la catedral, así como la imponente mampostería de la iglesia de San Francisco. Otros atractivos son la iglesia de la Sagrada Familia y la Casa de la cultura. Para practicar turismo de aventura, en las afueras del parque Gallineral se encuentran diversas agencias que ofrecen canotaje, parapente, espeleología, pinball y todos los deportes de alto riesgo que se pueden practicar. Cabe destacar que en la Cueva La Antigua, sobre la carretera a Barichara, han sido hallados vestigios de la cultura guane. La Cueva del Alumbre y el cerro de la Cruz completan los encantos de esta bella localidad. En la vía que conduce de San Gil a Barichara, a 10.3 Km. se encuentra el cruce de El Chorro y a  9.7 Km se halla la población de Villanueva.

 

Villanueva

Esta población constituye una de las vías de ingreso al cañón.  En la compañía de un guía local podemos descender hasta Juntas, lugar donde se reúnen los ríos Suárez y Chicamocha, dando origen al Río Sogamoso, punto de encuentro espectacular.  El visitante puede caminar sobre los enormes playones que dejan las aguas y bañarse. A 6 Km de casco urbano se pueden visitar las minas de yeso. De nuevo en el cruce denominado El Chorro y a 8 km se encuentra el balneario La Chorrera, lugar de camping y picnic donde se aprecia una caída de agua. Continuando el recorrido se encuentran los primeros indicios de “los patiamarillos”, como se llama cariñosamente a los pobladores de la región de Barichara.

 

Barichara

A 120 Km de Bucaramanga, surge Barichara, pueblo que arquitectónicamente muestra un precioso trazado y enlosado de sus calles, portales y balcones, mansiones e iglesias que le han valido la declaración de monumento nacional. El visitante no podrá dejar de admirar la imponente Catedral con su juego de columnas y la majestuosidad de su altar, productos de la arquitectura y el arte religioso del siglo  XVIII. La capilla de Santa Bárbara es otra joya arquitectónica de la época. El cementerio y la capilla de Jesús Resucitado son famosos por sus panteones y lápidas, tallados en piedra por los artífices del lugar.

 

La Casa de la Cultura Emilio Pradilla conserva muebles y objetos antiguos, así como los fósiles que afloran en las proximidades de la ciudad. Barichara guarda igualmente la casa donde nació Aquileo Parra, con su piso de tierra y techo de paja. En la parte superior del pueblo se encuentra el parque para las artes Jorge Delgado Sierra, contiguo al mirador del Suárez donde se exhiben, en medio de una fuente que rodea todo el lugar, bellas esculturas talladas por los habitantes de la región. En las afueras se hallan los pozos naturales de La Chorrera, lugar de camping y picnic, y la represa del Común, a 12 Km. Con ayuda de un guía local puede llegarse hasta el Salto del Mico, desprendido sobre el cañón y encerrado en medio del bosque tropical. A 9 Km de allí por vía pavimentada se encuentra el corregimiento de Guane.

 

Guane

Esta localidad resulta singularmente atractiva por su bellísima iglesia parroquial construida en piedra, verdadera reliquia colonial, y por el museo arqueológico y paleontológico, de significación nacional, el cual cuenta con una importante colección de 10000 piezas de fósiles marinos petrificados hace 60000 millones de años. En sus alrededores es fácil descubrir afloraciones de fósiles, en un paisaje rojo y sugestivo gracias a la proximidad del cañón.

 

Galán 

Los habitantes de este lugar, situado en uno de los lugares más quebrados de Santander, discutieron acaloradamente el nombre del municipio, pues antiguamente se llamaba La Robada. Al fin se prohibió por bando que volviera a mencionarse este apelativo. La localidad, puesta bajo un hermoso promontorio de la serranía de Los Cobardes, tiene una preciosa iglesia construida en piedra, cuyas alas laterales están cubiertas de viñedos.

 

Cabrera

El templo del lugar exhibe un suntuoso altar en madera, distribuido en una galería central y cuatro laterales. Cabrera se ufana de su escudo, contenido en la fachada de piedra de su casa cural. Es fácil descender hasta el balneario La Charca, donde se juntan el Suárez y el Fonce, rodeados por fincas que practican el agroturismo, donde el visitante puede hacer las labores cotidianas de una finca tal como ordeñar, apear caballos, colocar herraduras, arriar ganado y pasear por los alrededores por los caminos de Lengerke que además de estar muy bien conservados proporcionan al turista una excelente vista del Cañón del Suárez. Se recomienda la visita a la Cueva del Indio, localizada a 10 km del casco, donde con el equipo apropiado, se puede ingresar y ver estalagmitas y estalactitas, o visitar el valle de los fósiles, donde con solo caminar se tropieza con ellos.

 

Mogotes

Ubicada a 126 Km de Bucaramanga. Aquí se iniciaron los primeros movimientos de la insurrección de los comuneros. Sus dos reliquias religiosas son la Capilla de Santa Clara y la Capilla del Tránsito, además posee uno de los cementerios más lindos de Santander. El pueblo es famoso por sus jaleas, espejuelos y conservas de guayaba. A 40 minutos, en el entorno de un bosque tropical donde se puede hacer camping, se halla el Hoyo de los Pájaros, agujero natural de 180 metros de profundidad, nido y vividero de los corpulentos guácharos. El pozo del Pino y el Salto del Diablo son otros atractivos.

 

Valle de San José

Ubicado a 105 Km de Bucaramanga y a 15 Km de San Gil por carretera pavimentada, con una temperatura promedio de 22º C, este lugar ofrece deliciosa comida típica entre la que se destaca el chorizo y la chicha de corozo. Subir a la parte alta de pueblo denominado el Cerro de la Cruz y contemplar el paisaje que describe el Río Fonce a su paso es un paseo recomendado por los lugareños.

 

Páramo

Se ubica a 26 Km de San Gil y 124 Km de Bucaramanga por carretera pavimentada; en su templo en piedra labrada, dueño tal vez del más primoroso de todos los altares, se realizan peregrinaciones periódicas para venerar la patrona del pueblo, la Virgen de La Salud. Este municipio posee una de las cuevas más impresionantes y hermosas de Santander, la llamada caverna del Indio, su recorrido se inicia desde un cerro, con poleas y equipos adecuados, donde los osados aventureros caminan sobre rocas piedras, agua y lodo, observando estalactitas y estalagmitas, acompañados por guías con una linterna, rodeados de innumerables murciélagos.

Así mismo, es posible visitar fincas productoras de caña de azúcar y observar el proceso de producción de la panela, o hacer una caminata para apreciar la impresionante caída de más de 180m de las cascadas de Juan Curí.

 

Ocamonte

En este tranquilo pueblo se halla en la vía que comunica San Gil con Charalá, posee una iglesia en piedra de estilo colonial con un hermoso parque. Conserva el tejido del algodón en forma artesanal y allí se pueden comprar artesanías como ruanas, ponchos, etc. En los alrededores se encuentra la cueva de la Iglesia, en cuya amplia entrada desemboca una fuente de agua subterránea; se dice que es tan profunda que comunica con la del hoyo de los pájaros de Mogotes. En el lugar donde la cueva forma la Y, sobre uno de sus muros, hay esculpidas dos obras: la primera, una roca de cristal que por su extraña belleza la llaman "el púlpito" y la segunda con forma humana tiene el nombre del "el cura".

 

Charalá

A 135 km de Bucaramanga, esta población conserva la casa de Galán, el comunero, declarada monumento nacional. José Acevedo y Gómez, el tribuno del pueblo, nació aquí. En la Iglesia de Nuestra Señora de Monguí se preserva una magnífica colección de arte quiteño. Los alrededores, cruzados de numerosos riachuelos, ofrecen bellos balnearios.  La Cascada del Cáliz, el Pozo del Gallo y la Quebrada La Ronda son algunos de ellos. Charalá es punto de partida hacia el santuario ecológico del Virolín.

 

Circuito histórico comunero

Socorro

Fundada en 1683, a 131 km de Bucaramanga, esta población es cuna adoptiva de José A. Morales, el autor de “Pueblito Viejo”, considerado su himno. En tiempos del virreinato fue un gran centro textilero y artesanal. Epicentro de la revolución de 1781, fue ciudad mártir en la independencia y conserva numerosas huellas de ambas gestas. Toda la reliquia histórica que conforma el sector antiguo de la localidad fue declarada monumento nacional. Conventos, asilos, iglesias, colegios, plazoletas, casas y fachadas son un verdadero libro de historia. La capilla del Divino Niño guarda los restos de Antonia Santos. La catedral de Nuestra Señora del Socorro es una magnifica iglesia considerada monumento nacional cuya imponente arquitectura es de estilo románico de orden toscano. La casa de la cultura posee un museo que muestra el cotidiano vivir de las gentes en época de la colonia, transportando al visitante a través del tiempo. En él también existe un archivo que contiene importantes documentos y objetos históricos. Con el nombre de Cervecería Alemana Koop & Cía. nació aquí Bavaria en 1887. El Convento de Menores Capuchinos de San Juan Bautista y la capilla de Santa Bárbara son admirables construcciones colonial en piedra. La Quinta Fominaya, de gran valor arquitectónico, funciona como un club, con piscina y salón de conferencias para 500 personas. Los alrededores ofrecen una fuente azufrada y un lugar para camping cerca del salto de García. Existen numerosos restaurantes y hoteles. Los taxis intermunicipales permiten el desplazamiento a lo largo de la zona.

 

Confines

El templo en piedra irregular con techo de caña de este diminuto poblado, es un monumento nacional. Una preciosa gruta, conocida como la cueva del Tigre, que fue sitio de refugio de los guanes, según antiguos pobladores es un camino subterráneo que comunica con los municipios del Páramo y Palmas del Socorro.

 

Oiba

Ubicada a 151 Km de Bucaramanga, a este pueblo se le denomina “Pueblito Pesebre de Colombia”. Es famosa por sus artesanías en caolín, que representan la más grande colección en miniatura de las iglesias del país. La iglesia de San Miguel, es una portentosa y bella construcción en piedra. El hospedaje de San Miguel brinda albergue al visitante en su casa de dos siglos y medio de antigüedad. Oiba es centro de hallazgos indígenas. 

 

Guadalupe 

Fundada en 1715, a 182 km de Bucaramanga, es también una localidad de perfil colonial. Impresiona su gran templo de Nuestra Señora de Guadalupe, cuya imagen fue regalada por unas damas mexicanas. Con la ayuda de un guía local se puede llegar hasta las cuevas de El Perico, El Gallego y El Berraco. Los jacuzzi naturales del Salitre son una deliciosa opción y el pozo de La Gloria es de inigualable belleza.

 

Contratación

A 220 km de Bucaramanga, se dice que se inició como punto donde se hacían las contratas para extraer madera. Fue después leprocomio. Sus habitantes construyeron un precioso camino en piedra hasta el cerro de la Virgen e importaron un órgano monumental para su parroquia. Las cuevas del Tigre y el pozo de la Cureña son atractivos singulares. La localidad celebra el más afamado festival de los Matachines.

 

Chima

A 156 km de  Bucaramanga, se le conoce como “la ciudad de los atardeceres”. A su occidente se levanta la abrupta cordillera de los Cobardes. Las llamadas cascadas de Chima ofrecen un bello espectáculo a solo 5 km. y después de 20 minutos caminando se llega a esta maravilla de la naturaleza conformada por varias cascadas y la cueva del Tigre.

 

Simacota 

Otro de los epicentros de la revolución comunera. Fundada en 1727, a 134 km. de Bucaramanga, es renombrada por sus fiestas del retorno que se celebran cada dos años. El salto y el balneario de Santa Rosa brindan un magnífico rato de esparcimiento al visitante. La fábrica en piedra labrada de su iglesia tomó 70 años en ser terminada.

 

Palmas del Socorro

Este poblado se encuentra a 6 km. del casco urbano de Socorro, por una vía pavimentada de excelentes condiciones, a 2 km. se localiza el centro recreativo la Honda, se puede realizar paseos familiares, tiene piscina, un pequeño tobogán y un restaurante. Este poblado es muy visitado por la facilidad de acceso que posee. Si se toma un ramal veredal que comunica con la vía principal entre Socorro-Oiba se puede llegar a una edificación moderna que causa admiración por el turista ya que su exterior representa un verdadero castillo europeo de los siglos XIV. Al llegar a la vía principal se localiza el centro recreativo y vacacional el Macanillo, donde el turista puede hospedarse, disfrutar de la piscina, y un buen restaurante típico. Es de admira como acceso de este centro es todo sobre lajas de piedra con un área de 250m² natural con apariencia de ser talladas.

 

Barbosa

Esta tranquila y alegre ciudad dotada de grandes atributos turísticos como lo son sus inigualables paisajes naturales a orillas del río Suárez, se conoce con el nombre de La Puerta de Oro de Santander.  Se halla situada a 214 km al sur de Bucaramanga y a 160 km de Santafé de Bogotá. Ofrece al visitante una buena infraestructura en hoteles, restaurantes y una importante red de servicios que le permiten suplir todas las necesidades de propios y extraños en el paso por cualquiera de las cuatro importantes troncales que atraviesan su territorio y que la hacen constituirse en centro neurálgico de una extensa región. En el mes de enero se celebra el tradicional festival del río Suárez y su concurso de Miss Tanga Colombia. Cuenta con importantes planes turísticos que incluyen visitas a las cuevas, práctica de canotaje, vuelo en cometa y caminatas, así como con adecuadas zonas de campamento. Al borde de la carretera se exhiben infinidad de productos elaborados en sus numerosas fábricas de bocadillos, confituras y panaderías, de renombre nacional. La comarca en que se asienta corresponde al valle del río Suárez, poblada de guayabales, cañaduzales y flora de meseta tropical, digna de verse.

 

Puente Nacional

Se encuentra ubicado a 10.1 km de Barbosa por vía pavimentada, en la cual podemos encontrar algunos balnearios. Puente Nacional es una mezcla dichosa de lo boyacense y lo santandereano. Se elaboran bocadillos y ruanas. Entre junio y julio se celebra todos los años el festival del Torbellino y el Requinto, Puente es dueño de un folclor rico en música y coplas. Su entorno es de gran belleza natural y sobresale la cascada La Bramadora.

 

Jesús María

Ubicado a 16,7 km de Puente Nacional por vía destapada, es la sede anual del festival del Moño, una modalidad de torbellino también llamada versiao, pues la pareja alterna el baile, que se basa en dar vueltas, con las coplas picarescas sobre la vida cotidiana. Es un punto de conexión entre los municipios aunque existen algunas faltas en la infraestructura.

 

La Belleza

A 32,3 km. de Jesús María por vía destapada se encuentra La Belleza, poseedor de innumerables paisajes naturales que junto con su clima, le hacen honor a su nombre. En este municipio se puede visitar la cascada de La Humareda, imponente caída de agua formada por el río Berlín a la que se puede acceder desde el casco urbano por la vía al corregimiento Casablanca ubicado a 3.3 Km, lugar donde se debe dejar el vehículo. Allí se pueden tomar dos opciones, la primera, una caminata de 30 minutos hasta un mirador natural desde el cual se puede presenciar la cascada en toda su magnitud y la otra,

 

Florián

A 43.1 km de Jesús María por vía destapada y a 10.8 km de La Belleza, se encuentra uno de los atractivos naturales más bellos del país. La torrentosa quebrada La Venta, emerge del interior de una gruta y se precipita en salto escalonado casi trescientos metros de altura, exactamente sobre la montaña que señorea el pueblo. Se trata de Las Ventanas de Tisquizoque. Además se encuentra la Villa Olímpica del municipio que cuenta con instalaciones nuevas y de excelentes acabados, con una proyección excelente hacia la explotación del potencial turístico del municipio. La Villa Olímpica posee piscina, canchas múltiples, un área destinada al alojamiento turístico y cuenta con algunos balnearios naturales.

 

Bolívar

Se encuentra a 27.2 km de Vélez por vía destapada. Se conoce como la cuna de la Guabina, tradicional ritmo del folclor colombiano, y celebra en julio de cada año el festival del Requinto. Muy cercano al pueblo se levanta un enorme cerro llamado por algunos el picacho, desde el cual se aprecia la panorámica del municipio. Entre sus atractivos turísticos se cuenta el balneario Pozo Verde.

 

Vélez

Ubicada a 16.7 km de Barbosa por vía pavimentada, esta ciudad, la segunda en antigüedad en el Nuevo Reino de Granada, es considerada meritoriamente como la capital folclórica de Colombia. En esta hermosa ciudad se celebra a comienzos del mes de agosto el festival de la Guabina y el Tiple, una de las más arraigadas expresiones culturales de una región que vive y se enorgullece por su folclor. Este certamen está acompañado del precioso desfile de las flores y de los bailes y cantos de las guabineras. También se celebra la exposición nacional del bocadillo y la feria de exposición agropecuaria. En el mes de Noviembre se congregan destacados artistas nacionales para realizar el concierto a Santa Cecilia, patrona de los músicos y a Pacho Benavides. Cuenta con numerosas fábricas de bocadillo de guayaba y arequipe, siendo el “bocadillo veleño” un producto de fama internacional y una importante fuente de ingresos para sus habitantes. Entre sus atractivos turísticos se encuentran la iglesia atravesada, la cual ha investido una singular identificación asimilada al temperamento mismo de sus pobladores; la estructura arquitectónica del colegio Universitario, una institución creada por Francisco de Paula Santander, que es hoy monumento nacional; la cueva de los Indios y la laguna La Negra. Vélez cuenta con una buena infraestructura hotelera y de restaurantes, permitiendo al turista tomar como punto de partida este municipio en el recorrido hacia Chipatá, La Paz y el municipio de Suaita.

 

Chipatá

Esta pequeña localidad está ubicada a 10.8 km de Vélez por vía destapada. A la salida de Vélez a 5 km. se encuentra el sitio denominado “Loma Agata”, lugar donde se presume que Fray Domingo de las Casas ofició la primera misa celebrada en la altiplanicie andina. Las huestes conquistadoras de Gonzalo Jiménez de Quesada, tras una penosa travesía por el Magdalena, acababan de pisar los dominios chibchas. Es un lugar apacible que, aunque carece de infraestructura hotelera, puede ser una alternativa de descanso.

 

La Paz

Ubicado a 19.7 km de Chipatá por vía destapada. En el territorio de este municipio se halla el Hoyo del Aire, un gran hoyo considerado el segundo más profundo del mundo después del Chichen Itza en el Yucatán, un gigantesco agujero de contornos casi cilíndricos, de aproximadamente 180 m de profundidad y un diámetro de 150 m. Desde su borde se puede observar la vegetación de arbustos pequeños sobre sus paredes de menos pendiente y una pequeña fuente de agua que pasa a través de la entrada de una caverna. Se puede llegar tomando un cruce que se encuentra a 14 km. de Chipatá, por la vía que comunica a estos dos municipios. A partir de aquí se deben superar 3.2 km. de carretera en mal estado, que hace que el acceso sea restringido para vehículos pequeños debido a la tortuosidad del terreno y las altas pendientes que se deben recorrer. Pero esto es parte de la aventura que se debe tomar para poder disfrutar de una de las grandes maravillas naturales que posee el departamento.

 

Aguada

Se encuentra ubicado a 15 km de La Paz. Este municipio es un pequeño remanso de paz y tranquilidad. Posee atractivos naturales, de inigualable valor y belleza: la Cruz, parador donde se aprecia la panorámica del pueblo y se percibe una paisaje del valle del río Fonce. La loma del Burro, desde la que se pueden divisar los municipios de Guadalupe, San José de Suaita, Suaita, Santana, San Benito, San José de Pare (Boyacá) y Vélez. Las cuevas Roéles y de La Catedral.

 

San José de Suaita

Aquí podemos visitar las antiguas instalaciones de la primera factoría industrial del país, la Fábrica de Hilados, de Licores y de Chocolatería San José de Suaita. Desde aquí se puede legar hasta la majestuosa cascada de Los Caballeros.

 

Suaita

Es la despensa panelera de Santander, incrustada en un valle que huele a trapiche. Se distingue por la belleza de su templo, cuyas cúpulas en forma de cebolla son una de las notables curiosidades arquitectónicas.

 

Circuito de los fósiles hacia Zapatoca

Partiendo del municipio de Girón por una carretera destapada, vislumbrando agrestes paisajes, se encuentra el municipio de Zapatoca. En este trayecto es necesario atravesar una vía bastante accidentada que desciende hasta el río Sogamoso, para poder cruzar el imponente cañón, proyectado para realizar un gigantesco embalse. A tan sólo 8 km. antes de llegar a la población, se encuentra la loma de los Fósiles, donde los visitantes se detienen para recoger los vestigios de fauna y flora del fondo de un precámbrico mar.

 

Zapatoca

Fundada en 1743, denominada "La Ciudad Levítica" debido a sus más de 6 iglesias y capillas, de las que se destacan:

la Catedral San Joaquín, ubicada a un costado de la plaza principal, de estilo colonial, levantada en tierra tallada, donde predomina el orden Toscano, sin exceso de adornos. Dentro de la iglesia se encuentra la capilla del Bautisterio y hacia el lado izquierdo la capilla del Santo Cristo. En la torre izquierda se encuentra el reloj que fue inaugurado el 31 de diciembre de 1894 a las doce de la noche, en la torre está ubicado un diario que indica la fecha. La Iglesia Jesús de Nazareno, ubicada a un costado del colegio Sagrado Corazón de Jesús, fue cedida a la comunidad Betlehemita por prescrito. Santa Bárbara, de estilo colonial en piedra tallada, con una sencilla torre campanario u un altar, terminado el 15 de mayo de 1830, artísticamente decorado y tallado con hojilla de oro sobre fondo blanco. Es la más antigua del municipio. Son múltiples los atractivos culturales de esta población. El antiguo campo santo donde se encuentra la tumba del legendario Geo Von Lengerke, alemán que se estableció en Zapatoca y fundó un imperio empresarial, cuyos caminos son visibles todavía en los alrededores. Su ambiente pacífico, conventual y los hermosos paisajes que ofrece el cañón antes de llegar son un verdadero deleite. Se puede visitar la cercana cueva del Nitro, la más amplia de la región, conformada de nitro y salitre, empleada por los indios guanes como túnel secreto para viajar y transportar oro y otros productos hasta Barichara y Socorro. Otro sitio natural destacable de fácil acceso es el  pozo del Ahogado y la Lajita, a 10 Km, donde se encuentra el más hermoso balneario natural con una caída de 40m de agua cristalina. En la localidad se elaboran las famosas artesanías de pauche, hechas del corazón de este árbol y moldeadas en magníficas formas por los pobladores de la región.

 

Betulia

Se encuentra al occidente de Zapatoca, tras una vía destapada en regulares condiciones, de 25km de longitud. Sobre esta vía y a 20.2km. se localiza la entrada para iniciar la travesía a la cueva de la Reina, con sin número de salones subterráneos de gran profundidad que se dice están comunicados con San Vicente. Existen varios miradores en la misma montaña y además se encuentra un helipuerto. Al llegar al casco urbano, se percibe el aroma de los pinos en su parque central, adecuadamente cuidados y decorados. En un segundo se capta el misticismo de este parque, al admirar la piedra del Dios Mohan, tallada por los aborígenes y encontrada en el interior de una caverna cercana. Entre otros datos interesantes de este poblado, es que su iglesia es la única del país con el altar ubicado en la entrada o fachada. Un lugar de obligatoria visita es el museo natural y de fósiles “Naturalia”. El sitio por excelencia de Betulia, es el salto Blanco, mirador a 3 Km. vía a San Vicente de Chucurí, con 356 m de altura; de allí se divisa Bucaramanga, Piedecuesta, Lebrija y Zapatoca. Esta zona es de alto interés arqueológico, siendo todavía estudiada por expertos en la caverna de Chimitá  y en dos cementerios indígenas.

 

San Vicente de Chucurí

Ubicado al occidente de Betulia, y unida con esta por medio de una vía destapada en regulares condiciones de 30 km. Es el municipio agrícola por excelencia, en sus fértiles tierras se produce cacao y aguacate, pero es el primero el que más incide en la cultura de esta región, se comprueba al ingresar por la Avenida de los Cacaos. Al ingresar al parque principal percibimos el ambiente de un pueblo tradicional santandereano. A solo cuatro cuadras del parque yace una evidencia de la cultura yariguí: la piedra Figueroa, de 5m. de diámetro, sobre la cual se encuentran petroglifos que describen leyendas de esta tribu. El parque de Miraflores a 300 m. al nordeste del centro, es un parque natural, una reserva de flora inmersa en el poblado que además tiene dos polideportivos y piscina con agua de la quebrada las cruces. En los pasillos y bancas se puede disfrutar de la tranquilidad que la naturaleza no ofrece en este paraje donde también hay un puente colgante en madera sobre la misma quebrada y desde el cual se contempla un hermoso paisaje. Si se desea pasar un rato más activo, se puede visitar el centro recreativo Angosturas, pequeño y acogedor, para tomar un baño en piscina o practicar fútbol, tejo, bolo criollo o probar platos típicos santandereanos. Para los deportes de aventura, a 5.4km. sobre la vía a Barrancabermeja inicia un ramal que se dirige a la cascada de La India, sitio de inigualable belleza, donde se puede disfrutar de las aguas cristalinas y practicar el torrentismo.

 

Barrancabermeja 

Ubicada a 115km al occidente de la ciudad de Bucaramanga por vía en buenas condiciones. Fue el primer lugar alcanzado por las huestes de Gonzalo Jiménez de Quesada en territorio de Santander, era un pequeño bohío indio denominado La Tora, ubicado sobre unos contrafuertes del río que los soldados llamaron “barrancas bermejas”. Aquí fueron encontrados los panes de sal y las mantas teñidas que le confirmaron al caudillo español la existencia de una gran nación india. El río estaba salido de madre, los caballos avanzaban entre árboles con el agua a la cincha y los caballeros hacían convites de perros para no morir de hambre, sin embargo, desde aquí se emprendió la conquista de la altiplanicie. En 1922 el pequeño caserío, que ya vivía la sed del petróleo, fue elevado a la categoría de municipio. Barrancabermeja es hoy un gran complejo industrial. La gesta petrolera está reseñada y contenida en el Museo del Petróleo, construido por Ecopetrol en el corregimiento de El Centro, lugar de obligatoria visita. El muelle con su activo comercio de pescado, el arribo y salida de botes y remolcadores atestados de pasajeros y carga, brindan una sugestiva visión de la vida en las riberas del río. Barrancabermeja también cuenta con formidables instalaciones deportivas y en su Villa Olímpica se encuentran los estadios de fútbol, softball, baseball y el centro recreacional, con la mejor pista de patinaje de Colombia, ya que este municipio es el que mayor interés a mostrado por la práctica de este deporte, siendo sede del campeonato mundial en el 2000. Además cuenta con uno de los centros recreativos más completos del departamento, el club Infantas.

 

La ciudad se viste todas las noches de gala, con sólo dar un paseo, por la avenida principal, se pueden apreciar más de 15 fuentes adornadas con los animales de esta región entre los que se destacan iguanas, armadillos, tigrillos, tortugas, etc. Existen dos impactantes monumentos, el primero al cacique Yariguíes, uno de los más aguerridos indígenas, que luchó contra los conquistadores, y la más representativa obra de arte moderno del departamento, la estatua de 20 m. de altura llamada “El Cristo Petrolero”, que descansa sobre la ciénaga de Miramar y que tiene de fondo el complejo industrial de la refinería de Ecopetrol. Este municipio es muy rico en fuentes hídricas y está rodeado por más de 4 ciénagas, e innumerables humedales que sirven de amortiguador a las crecidas del río Magdalena.

 

Ciénaga San Silvestre

Por medio de una vía de 14 km. en excelentes condiciones, podemos arribar hasta ella. En sus orillas y sobre la vía principal funciona el club Náutico y centros recreativos donde se alquilan botes, se practica ski acuático, vela, pesca, etc. La ciénaga es un excelente lugar para practicar el mejor turismo ecológico y deportivo. Al internarse en el caño El Zarzal se puede disfrutar del hermoso espectáculo que brinda la fauna y el bosque.

 

Ciénaga El Llanito

A 18 Km. de la capital petrolera y por la misma vía de la ciénaga San Silvestre se halla esta reserva natural. Básicamente es utilizada para la pesca abundante de bocachico y dorada, inmersa en bosque tropical. Encontramos servicios de restaurantes y estaderos.

 

Yanacué  

Este excelente paraje, que se encuentra navegando unos 20 minutos hacia Puerto Wilches, para alcanzar a través de un brazo del río la quebrada Yanacué. Las claras aguas ofrecen un bello balneario, en cuya orilla se puede acampar, pescar y comer platos ribereños en el asadero del lugar.

Búsqueda
Departamentos:
Temas Culturales: