Ir al Inicio
SINIC / Colombia Cultural

En Colombia existen un sinnúmero de manifestaciones culturales que expresan la variedad étnica, religiosa, de costumbres, tradiciones y formas de vida de su población, así como su riqueza natural y diversidad de climas, geografías y paisajes, entre otros.

En este módulo podrá consultar información relacionada con temas culturales como arqueología, festividades, mitos y leyendas, danzas y personajes, de cada uno de los departamentos de Colombia. Esta información le permitirá comprender de manera fácil y rápida los aspectos más relevantes de la cultura propia de cada región, con el fin de estimular el conocimiento y difusión de la riqueza cultural del país en todas sus expresiones.

Si usted considera que la información suministrada a través de este servicio puede ser mejorada, complementada o actualizada por otras fuentes, por favor háganlo saber Contactándonos haciendo click. Aquí

Colombia Cultural

Población - VALLE DEL CAUCA

Gentilicio: vallecaucano y caleño, si es de la capital.

El Valle del Cauca se consolidó como departamento en 1910. En 1857, pertenecía al territorio del Estado Soberano del Cauca que tenía como capital Popayán. En 1908, se presentan transformaciones en la organización político administrativa del país y con la ley 1 de 1908 se divide el territorio nacional en 34 departamentos, desmembrando el antiguo Cauca.

El territorio que hoy se conoce como Valle del Cauca, queda dividido en ese entonces en tres departamentos: Cali, Buga y Cartago, aunque no por mucho tiempo, pues, en 1910 con el decreto 340 del primero de abril, el gobierno nacional une estos tres en el departamento del Valle del Cauca, constituido finalmente por 7 provincias, 28 municipios y 10 corregimientos con capital Cali.

Entre 1911 y 1945, la asamblea departamental, crea 14 municipios nuevos, para un total de 42, que aun hoy se conservan: Cali, Palmira, Buga, Tulúa, Cartago, Buenaventura, Roldanillo, Toro, Yumbo, Dagua, La Victoria, Vijes, Guacarí, Florida, Candelaria, El Cerrito, Pradera, Yotoco, Bolívar, Andalucía, Jamundí, Buga la grande, La Unión, San Pedro, Zarzal, Versalles (consolidados en 1910), y Río Frío, Sevilla, Alcalá, Caicedonia, Ansermanuevo, Obando, La cumbre, Ullóa, Trujillo, Calima, El Cairo, Ginebra, El Águila, Argelia y El Dovio, creados entre 1911 y 1945, como consecuencia del acelerado desarrollo de la economía cafetera que produjo grandes oleadas migratorias provenientes de Antioquia que se fueron asentando en la parte norte del departamento.

Con el fin del yugo esclavista, negros e indios se trasladaron a la región del pacifico vallecaucano y en años siguientes algunos partieron a la selva y a las montañas en busca de los territorios que les habían sido arrebatados. A pesar de que en el departamento existe una gran heterogeneidad  poblacional, se distinguen claramente ciertos grupos étnicos:

Las comunidades negras ubicadas en el pacifico: Buenaventura, Juanchaco, Ladrilleros, Málaga, La Barra, Puerto España y en la zona rural de La Fragua, Mallorquín, Puerto Merizalde y bajo Naya.

Esta población junto con las comunidades indígenas es minoría en la región y ha ganado, con mucho esfuerzo, reconocimiento político a nivel nacional; sin embargo, a pesar de estar representados en el senado y en la cámara de representantes, no han podido conseguir autonomía como etnia (aspecto en el que los indígenas sí han ganado mucho terreno). Esta situación, sumada a la fuerte influencia de otras culturas y las grandes distancias que separan una comunidad de otra, han llevado a la modificación de la tradición cultural y a la pérdida de muchos rituales, bailes típicos, música, etc.

 

En Cali, debido a las bajas expectativas económicas del litoral pacifico y al acrecentamiento del conflicto armado en Colombia, se pueden encontrar en la periferia de la ciudad barrios enteros de pobladores de raza negra, como el distrito de Agua Blanca, comunas 12, 13, 14 y 15, que han traído consigo no sólo fuerza de trabajo, sino también la calidez y alegría de su cultura modificando las costumbres y tradiciones de la capital del Valle.

En el departamento habitan grupos indígenas repartidos en resguardos ubicados en el Río San Juan, la parte alta de Viejes, la zona montañosa de Florida y Pradera, Bahía Solano, el cañón de Garrapatas y otros. Aunque los iniciales pobladores de estas tierras se han visto forzados a ceder paulatinamente sus territorios y reubicarse en la selva y la zona montañosa del Valle, se resisten a perder sus tradiciones a pesar del papel preponderante de la iglesia y el proceso de “civilización” del departamento. En el valle del Cauca habitan las comunidades wounan, embera chamí y paéces representados por ASIVA (Asociación Indígena del Valle del Cauca) y ORIVAC (Organización Regional Indígena Del Valle de Cauca), como asociaciones o grupos que defienden sus derechos y actúan como puente de relaciones comerciales y políticas de los indígenas con el resto de organismos sociales de la región. En el terreno político, estas comunidades han ganado reconocimiento a nivel nacional y regional como etnias organizadas que poseen sus propias leyes y mecanismos de justicia, organizadas por cabildos que aun obedecen a las autoridades tradicionales. Es importante destacar aspectos como la continua movilidad territorial, que ha llevado a que en la memoria de las nuevas generaciones se pierda el significado de muchas tradiciones (incluyendo el vestido) obligándolos a generar procesos de recuperación de la memoria ancestral y la creación de planes de vida indispensables para evitar su extinción.

 

A los habitantes del departamento se les conoce como vallunos, sin embargo, para cada municipio existe un gentilicio propio: los nacidos en Cartago cartagineses, los de Sevilla sevillanos, los de Cali caleños, etc.

 

Los vallunos son gente amable y cálida con un gran espíritu emprendedor, practican actividades deportivas, pues hay un gran culto al cuerpo y son amantes de la música, principalmente la salsa.

Búsqueda
Departamentos:
Temas Culturales: