Ir al Inicio
SINIC / Colombia Cultural

En Colombia existen un sinnúmero de manifestaciones culturales que expresan la variedad étnica, religiosa, de costumbres, tradiciones y formas de vida de su población, así como su riqueza natural y diversidad de climas, geografías y paisajes, entre otros.

En este módulo podrá consultar información relacionada con temas culturales como arqueología, festividades, mitos y leyendas, danzas y personajes, de cada uno de los departamentos de Colombia. Esta información le permitirá comprender de manera fácil y rápida los aspectos más relevantes de la cultura propia de cada región, con el fin de estimular el conocimiento y difusión de la riqueza cultural del país en todas sus expresiones.

Si usted considera que la información suministrada a través de este servicio puede ser mejorada, complementada o actualizada por otras fuentes, por favor háganlo saber Contactándonos haciendo click. Aquí

Colombia Cultural

Artesanías - GUAINÍA

Las comunidades indígenas han trabajado ancestralmente el barro, la tirita, la madera y las fibras naturales para la elaboración de artefactos básicos para la realización de sus actividades socioeconómicas. Tales objetos han sido principalmente el budare –para tostar la masa de la yuca brava y así hacer el mañoco y el casabe; las tinajas y ollas –para guardar y mantener fresca el agua y otras bebidas tradicionales, y cocinar los alimentos; y las estufas a carbón –llamadas comúnmente hornos curripacos. Así mismo, algunas etnias han construido sus viviendas en bareque, dándoles una frescura incluso en verano, con alta incidencia del sol.

 

Como regla general se tiene que los barros de la región no son de las calidades de los encontrados en otras regiones del país; sin embargo, se encuentran también varias calidades de barro, siendo los mejores los que se logran recoger de caños en época de verano, cuando baja el nivel del agua. Algunos ancianos tienen conocimiento de sitios a orillas de caños y ríos en donde se consiguen barros de excelente calidad.

 

Todo barro necesita para poder ser trabajado y quemado que se le agregue una sustancia llamada comúnmente aglomerante. Actualmente, las comunidades utilizan la ceniza de la corteza de un árbol llamado en lengua curripaca “Cabe”. Sin embargo, si se llegara a trabajar a gran escala la artesanía en barro sería un problema el impacto ambiental causado por la extracción de la corteza de este árbol, ya que generalmente cuando se encuentra un árbol se tumba y se le retira toda la corteza.

 

Otro de los trabajos que caracteriza a los artesanos del Guainía es el de la tirita. Con base en los tradicionales balayes y cernidores se diseñaron los llamados “organizadores”, “mesitas plegables” y “escurridores”, los cuales pueden tener una buena venta en las ferias artesanales debido a que ofrecen, además de decoración, un buen uso en las casas de las ciudades.

 

De otra parte se cuenta con la fibra de chiqui-chiqui, material trabajado por las mujeres indígenas de Guainía. Usualmente trabajaban las escobas y los canastos, pero desde hace varios años que ingresaron al trabajo artesanal propiamente dicho, es decir, con miras comerciales, enfocándose principalmente hacia productos tales como carpetas, portacazuelas, portavasos y canastos.

 

Los miembros de las comunidades indígenas, tanto hombres como mujeres, aprenden desde pequeños habilidades llamadas en la cultura occidental “artesanales”, necesarias para ellos para poder subsistir en el medio. Los hombres aprenden a trabajar la tirita para hacer el cebucán, para exprimir el veneno de la yuca brava, el balay y los cernidores para cernir la masa de yuca, la madera para construir embarcaciones y hacer las estructuras de las casas, los bejucos y otros materiales para hacer trampas de pesca, sagaya, flechas y dardos, entre otros. Así mismo, las mujeres trabajan el barro para elaborar budare, tinajas, ollas y estufas; también trabajan fibras y hojas para hacer canastos y catumares (morrales) para cargar frutos y objetos en general.

 

Pero su dedicación tradicional a estos trabajos no ha sido con fines productivos. Fue hasta hace aproximadamente medio siglo cuando llegaron los primeros colonos a la región, atraídos por la compra o el trueque de trabajos artesanales, que algunos indígenas se interesaron por estas actividades, cotidianas para ellos, con fines comerciales.

 

Sin embargo, su mismo estilo de vida, sus necesidades laborales y de subsistencia, no les permite muchas veces dedicarse de lleno al trabajo artesanal, aunque no están acostumbrados. Pese a esto, las mismas necesidades económicas que afrontan y el cambio en su estilo de vida, producto del proceso de aculturación, hace que las actividades artesanales sean un medio de subsistencia importante, al que se tienen que adaptar.

 

Comunidades indígenas que trabajan la artesanía

 

·         “Coco Viejo”

·         “Asociación de Artesanos la Primavera”

·         “Comunidad de Chaquita”

·         “Sabanitas”

 

Comunidad Coco Viejo

 

Características principales de la artesanía

En la comunidad del coco se han agrupado varios ceramistas, los cuales comercializan la cerámica implementando nuevos diseños y modelos, como los hornos, que es lo que usualmente trabajan para la venta y para el uso, así como también vasijas, jarrones, fruteros, floreros y portacalientes. Otro de los aspectos importantes que han trabajado los indígenas es la quema de las vasijas; ancestralmente, las comunidades indígenas de la Orinoquía y Amazonía han quemado vasijas haciendo huecos en la tierra y cubriendo los tiestos de leña, o cubriéndolas de distintos tipos de paja, generando gran calor. También acostumbran a realizar esta actividad debajo del budare, mientras tuestan mañoco o casabe. No obstante, estos sistemas tienen inconvenientes, sobre todo si se piensa en comercializar estos productos, ya que se manchan al contacto directo con la llama y se quiebran, o no quedan bien quemados por no alcanzarse la temperatura suficiente, que debe ser de 950 grados centígrados. Hoy en día trabajan la quema de la cerámica mediante hornos en barro en forma gótica o botella, evitando que la artesanía se manche y salga de mejor calidad.

 

Clase de artesanía

Esta comunidad indígena trabaja solo la cerámica (barro), y en la última década han venido fusionando técnicas con los tejidos en fibra. Se han capacitado en pulimento para comercializarla con instructoras de Artesanías de Colombia.

 

Hay barros de distintos colores, los cuales da cada uno un color cuando se quema:

 

Color en crudo

1.       Negro

2.       Gris

3.       Verdoso

4.       Amarillo.

 

Color quemado

1.       Ladrillo Claro

2.       Blanco

3.       Rojizo.

 

Técnicas empleadas

Hasta la fecha se han logrado avances significativos con las artesanas del barro en el coco: los hornos que tradicionalmente hacían se han mejorado en los diseños, tamaños y decorados; se están trabajando las piezas con diseños de la cultura curripaco, tanto pintados como repujados, en alto relieve; se elaboraron artefactos que no habían sido realizados antes, como portacalientes, fruteros, recipientes multiusos, jarrones y floreros. También, se combinó el barro con la fibra de chiqui-chiqui, que es uno de los materiales más representativos de la región, logrando dar una identidad artesanal única al departamento.

 

Economía artesanal

Básicamente, la producción artesanal se encuentra destinada principalmente a un autoabastecimiento de las comunidades indígenas, con productos artesanales de uso; sin embargo, varios de sus excedentes son comercializados al nivel de microempresas comunitarias, con lo que se generan algunos ingresos familiares. La producción y comercialización de estos productos artesanales no se encuentran enmarcadas en una economía de mercado, porque su oferta se encuentra en estándares de producción muy baja, a pesar de la gran demanda a nivel nacional e internacional de esta artesanía; es decir, este tipo de artesanía es muy exclusiva.

 

Población artesanal

La población artesana de coco viejo es de la etnia curripaco, y casi en su totalidad, ejerce oficios que tienen que ver con la producción de cerámica y tejidos en fibra. Los indígenas artesanos de coco viejo se encuentran socialmente organizados, al igual que las otras comunidades indígenas, donde la mayor autoridad la ejerce el “capitán”, asesorado por un consejo de ancianos.

 

Organización del sector

La comunidad de coco viejo se encuentra organizada como comunidad, y como tal, ha sido invitada a participar en múltiples ferias como expoartesanías y otras de reconocido prestigio nacional. A diferencia del reconocimiento oficial que tiene como comunidad indígena artesanal, no se encuentra organizada bajo otras formas como asociación, fundación o cooperativa.

 

Fomento artesanal

La comunidad de coco viejo ha sido objeto de permanentes talleres de capacitación, organizados por parte de Artesanías de Colombia, el Fondo Mixto para la Promoción y la Cultura de Guainía, y el Convenio Artesanal de Guainía, del que hacen parte la Alcaldía de Puerto Inírida y la Gobernación de Guainía. Dichos talleres han sido orientados hacia la parte organizativa, acabados, optimización de materias primas y comercialización.

 

Asociación de Artesanos de la Primavera

 

Los artesanos de la asociación llevan algunos años organizados en un trabajo caracterizado principalmente por la talla en madera y el trabajo en tirita (bejuco extraído de la corteza de una caña silvestre) y en fibra de chiqui-chiqui y cumare.

 

Talla en madera

La mayoría de artesanos sobresalientes en este arte trabajan allí, dentro de los que se destacan Feliciano Serna y Orlando Dagama. Han trabajado ante todo las tradicionales toninas, en varios tamaños, canoas, portaesferos y figuras religiosas. Se hace notar una falta de capacitación para la diversificación de las figuras, así como del material trabajado, ya que el palo Brasil se hace cada vez más escaso.

 

Actualmente, partiendo de las tradicionales figuras trabajadas, se están innovando nuevos productos, gracias a ideas surgidas durante el desarrollo del convenio artesanal interinstitucional. Una de ellas es la de fabricar aplicaciones con toninas de tamaños pequeños, a las cuales se les agregan ganchos para aretes en plata, traídos de Bogotá, y así sacar directamente el producto terminado.

 

Tirita

Este material, típico de las selvas de la Orinoquía y la Amazonía, ha sido utilizado ancestralmente para la elaboración del sebucán, el balay, el volteador y el cernidor, utilizados en el procesamiento de la yuca brava para la elaboración del mañoco y el casabe, básicos en la dieta alimenticia de las culturas indígenas de esta amplia zona del territorio americano. También son fabricados en tirita los estuches para cargar las puyas de las cerbatanas y algunos tipos de coronas rituales y maracas.

 

Es una planta en forma de caña lisa y delgada (de casi un centímetro de diámetro) de color verde viche, que crece en colonias en sitios húmedos, especialmente hacia las cabeceras de los caños y a orillas de éstos, aunque también se encuentra en rastrojos húmedos.

 

Cada mata posee varias cañas de entre 2 y 3 metros de largo; presenta una cáscara o corteza delgada y fina, bastante resistente, sobre todo una vez seca, que es la que se utiliza en la fabricación de los elementos de uso.

 

Alrededor de las colonias de tirita se encuentra asociada fauna, que halla en este lugar refugio y protección de depredadores; por tal razón, en momentos de cacería es usual ver a los indígenas dirigirse a estos sitios en busca de picures, zaínos y chigüiros.

Búsqueda
Departamentos:
Temas Culturales: